Nogal

Nogal – Juglans regia

Juglandées – Bellota divina, Wagner, Calore

Descripción

Desde el siglo XVIII, la investigación en el campo de la química y la nutrición ha revelado las notables propiedades curativas de las hojas y frutos de nogal. Ahora sabemos que las nueces tienen un alto valor nutritivo, con un contenido proteínico similar al de la carne, y que lo superan en términos de calidad de las grasas, minerales y vitaminas.

El nogal, puede alcanzar hasta 30 metros de altura, de la familia Juglandées. Su corteza es grisácea y sus hojas tienen un largo pecíolo. Tiene dos tipos de flores, masculinas y femeninas. La fruta es una drupa.

Recuerde que la nuez es el endocarpio o hueso de la fruta, y que su interior comestible es la semilla. El pericarpio o cáscara de nuez verde, llamada nuez, es la parte externa del fruto, carnosa y verde, que, aunque no es comestible, es, junto con las hojas, la parte más utilizada en la medicina herbal por sus propiedades medicinales.

Hábitat

Originaria de Asia Central, está muy extendida por toda Europa Central y del Sur, así como en la parte norte del continente americano. Prefiere valles abrigados y suelos arenosos.

Piezas utilizadas

Hojas y frutos.

Propiedades e indicaciones

Las hojas y frutos secos (cáscaras de frutos verdes) contienen abundantes taninos de tipo gálico y catequético (9%-11%), que le confieren su propiedad altamente astringente, así como derivados quinónicos, el más importante de los cuales es el juglón, una sustancia amarga que, junto con la vitamina G y los ácidos orgánicos, explica sus propiedades antisépticas, curativas, tónicas, desparasitadoras e hipoglucémicas. Aquí están sus principales aplicaciones:

Trastornos digestivos: su intensa acción astringente hace que las hojas y la nuez (piel verde) sean útiles en todos los casos de diarrea, gastroenteritis, colitis, descomposición intestinal y flatulencia. Su acción tonificante sobre los órganos de la digestión se manifiesta por un aumento del apetito, un paso más rápido de los alimentos a través del estómago y una mayor secreción de bilis y jugo pancreático. Los dispépticos, ineptos y convalecientes, mejorarán con su uso.

Trastornos ginecológicos: la leucorrea (secreción blanca), la cervicitis o colitis (inflamación del cuello uterino) y las úlceras cervicales son las aplicaciones más importantes de la nuez. Su acción antiinflamatoria y antiséptica es muy efectiva cuando se administra como irrigación vaginal. Pero tenga cuidado: antes de aplicar cualquier tipo de tratamiento a cualquiera de estas condiciones femeninas, es necesario que un ginecólogo examine y evalúe el caso para descartar que puedan ser de origen maligno o cancerígeno. Las irrigaciones vaginales nunca deben aplicarse durante el embarazo. Para un efecto más intenso, se recomienda tomar la infusión además de las aplicaciones locales.

Uretritis (inflamación de la uretra o del tracto urinario) y cistitis: se aplica una decocción de hojas y/o nueces (cascaras verdes) mediante un catéter urinario, que alivia la picazón y la irritación que se siente al orinar, y se desinflan las mucosas urinarias.

Trastornos cutáneos y de las mucosas: la aplicación de un decocción de hojas de nogal o de nuez (corteza verde) en la piel es muy beneficiosa cuando se requiere una acción astringente, cicatrizante y antiinflamatoria: eczema, impétigo (corteza amarilla), foliculitis, tiña, lesiones y úlceras que no cicatrizan. La congelación, la angina, la faringitis, la conjuntivitis y las hemorroides son otras condiciones que mejoran significativamente con su aplicación.

Parásitos intestinales: la acción de desparasitación es más intensa en la cáscara de los frutos verdes (nueces) que en las hojas.

Diabetes: Las hojas y cáscaras de frutas tienen un efecto hipoglucémico leve comprobado (disminución del azúcar en la sangre). Aunque no son suficientes por sí solos para el tratamiento de la diabetes, pueden ser un complemento útil a otras medidas dietéticas, ya que reducen la dosis de medicamentos antidiabéticos. Las semillas de frutas, es decir, los frutos de cáscara, contienen un 15% de proteínas de alto valor biológico, un 60% de grasa consistente en ácido linoleico y ácido linolénico, y cantidades significativas de calcio, fósforo y vitaminas A, B1, B2 y B6. Bien masticado, es un alimento muy nutritivo, ideal para deportistas, estudiantes y jóvenes en pleno crecimiento. Adecuado para personas que sufren de agotamiento, astenia o trastornos del sistema nervioso. Como se ha demostrado, el consumo regular de frutos secos reduce los niveles de colesterol en la sangre.

Uso del sistema

En infusión con 10 o 20 gramos de hojas y/o nueces (sobres verdes) por litro de agua, 3 a 4 tazas por día; esta infusión no debe ser ingerida con otras plantas o preparados farmacéuticos que contengan sales de hierro, gelatina, mucílago o alcaloides que puedan neutralizar sus propiedades; lo ideal es tomarla sola, o endulzada con miel si se desea.

Decocción con 20 gramos de nueces (cáscaras verdes) por litro de agua, como un desparasitador que se come unas cuantas tazas al día.

Para uso externo, decocción con 100 gramos de hojas y/o nueces (cáscaras verdes) en un litro de agua hirviendo durante 15 minutos; aplicación en irrigación vaginal, lavados uretrales, baños de ojos (conjuntivitis), baños de asedio (hemorroides), lavados o compresas en la piel, gárgaras (faringitis); se recomiendan 2 ó 3 aplicaciones por día.

Receta de cascanueces (estomacal)

  • 1 litro de brandy
  • 40 g de nueces recién formadas
  • 350 g de azúcar
  • 1 g de nuez moscada
  • 1 g de clavo de olor
  • 150 g de agua

Triturar las nueces, dejarlas macerar durante 6 días en el brandy. Añadir el azúcar disuelto en agua, clavo, nuez moscada y filtrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes