Importancia del equilibrio ácido/básico para el organismo

Comprender mejor la importancia del equilibrio ácido-básico

Este artículo es un poco técnico, pero ayuda a entender mejor la cuestión esencial de mantener un equilibrio ácido/básico coherente en el cuerpo. Es la piedra de tropiezo para un cuerpo sano. El artículo es un poco difícil en los primeros párrafos, pero léelo hasta el final para tener una mejor comprensión del tema, una buena lectura.

La electricidad en nuestras células……

El organismo humano es un sistema biológico muy complejo compuesto de más de 100 trillones de células (¡100 mil millones de millones, vertiginoso!). Se estima que cada minuto se producen alrededor de 300 millones de células nuevas. También se estima que en cada célula se producen 40.000 reacciones bioquímicas por segundo. Todas estas reacciones implican un flujo constante de electrones (partículas subatómicas negativas) y protones (partículas subatómicas positivas). Esto conduce a la formación de corrientes eléctricas bajas.

Cada célula sana tiene un potencial de membrana normal de -85 mV. Este potencial es necesario para la vida y permite la perpetuación normal de todas las reacciones bioquímicas celulares. Si el potencial de esta membrana celular normal disminuye (las células cancerosas tienen un potencial de -20mV a -30mV), el sistema metabólico celular se interrumpe. El suministro de nutrientes y la producción de residuos metabólicos se vuelven ineficaces. La célula comenzará a degenerar y eventualmente morirá.

La bioelectricidad es un elemento esencial para el funcionamiento y la vida del organismo humano. Esta electricidad afecta a todos los tejidos del cuerpo y puede medirse objetivamente. Para poder producir y conducir la electricidad libremente por todo el cuerpo (nervios, cerebro, sangre, músculos, matriz intercelular), el cuerpo debe disponer de cantidades suficientes de minerales. Los iones (átomos o grupos atómicos con carga positiva o negativa) son conductores de electricidad. Los iones minerales más importantes son el calcio, el magnesio, el sodio, el potasio, el fósforo y el cloruro. Para poder conducir la electricidad correctamente, los tejidos y fluidos específicos del cuerpo requieren concentraciones muy precisas de diferentes minerales.

La matriz extracelular (tejido intersticial o intercelular, terreno biológico) representa el entorno de las células. Se compone principalmente de biopolímeros de azúcar – proteoglicanos y glucosaminoglicanos. En esta red de biopolímeros, además de agua, existen diferentes tipos de proteínas (colágeno, elastina, fibronectina, laminina), fibrocitos iónicos, ácido hialurónico, terminaciones terminales del sistema nervioso autónomo, células inmunitarias, metabolitos y catabolitos. Podemos decir que las células están «empapadas» en la matriz como islotes en el mar.

A través de la matriz (ruta de tránsito), las células reciben todos los nutrientes necesarios para la vida. Es la matriz responsable de los residuos metabólicos cuando son expulsados de las células y pasados a través de los capilares y el sistema linfático. La funcionalidad de las celdas depende directamente de la funcionalidad de la matriz. La matriz es responsable de las principales funciones metabólicas como la regulación del pH, la utilización de oxígeno y el equilibrio electrolítico.

El procesamiento de la información y los bucles de retroalimentación psiconeuronal se activan liberando neurotransmisores en el espacio intercelular a través de terminaciones nerviosas terminales. La matriz rodea el cuerpo y crea la unificación de todas las células (principio holográfico). El plasma sanguíneo, la linfa y la saliva se forman a partir del líquido intersticial. El funcionamiento de la matriz y, en consecuencia, el funcionamiento de las células depende en gran medida del valor de pH del líquido intersticial, en particular de la polaridad de la fibrocita (la célula matriz más importante).

¿Qué es el equilibrio ácido-básico?

El equilibrio ácido-básico es uno de los factores cruciales para el funcionamiento normal del cuerpo y la preservación de la salud. Cualquier factor que pueda causar cambios significativos en el pH del sistema ecológico del cuerpo (contaminación) predispone al ambiente interno a ser un caldo de cultivo para la proliferación patológica microbiana. El cuerpo humano ha sido diseñado para funcionar normalmente dentro de unos valores de pH específicos. Esto es particularmente importante cuando se examina el pH de la sangre, que oscila entre 7,30 y 7,45. Si, por cualquier razón, el pH de la sangre se vuelve demasiado alcalino o demasiado ácido, el cuerpo humano puede verse amenazado.

Permítanme explicar los términos pH, acidez y alcalinidad!

El pH es la medida de la acidez de una solución. Es formalmente una medida de la actividad de los iones de hidrógeno disueltos (H+). En soluciones acuosas, los iones de hidrógeno se presentan en forma de varios cationes, incluidos los iones de hidronio (H3O+). Para soluciones altamente diluidas, el pH se define como un logaritmo negativo de concentración de iones de hidrógeno: pH = – log c (H+). Los valores de pH pueden variar de 0 a 14. Cuanto mayor es la concentración de iones de hidrógeno, menor es el pH y un valor de pH=7 representa una solución neutra (ni ácida ni alcalina).

Todos los valores de 0 a 7 representan la acidez. Todos los valores de 7 a 14 representan la alcalinidad. Es muy importante recordar que el pH está logarítmicamente relacionado con una concentración de H+. Por ejemplo, un pH=3 de cualquier solución representa una concentración de H+ de 1×10-3 mol/dm3 (numéricamente 0.001 mol/dm3) mientras que un pH=4 representa 1×10-4 1×10-3 mol/dm3 (0.0001 1×10-3 mol/dm3) iones de hidrógeno. Así, la solución con pH=3 tiene diez veces más iones de hidrógeno que una solución con pH=4! Esto nos ayuda a entender y recordar que un cambio en el pH, aunque sea pequeño, en realidad representa un aumento o una disminución significativa en el número de iones de hidrógeno.

Una molécula de agua en condiciones normales (temperatura de 25°C y presión de 1 atm) se disocia en un ión H+ y un ión OH-hidroxilo. Podemos deducir que el ácido es cada ión o molécula que funciona como donante de protones (H+) o receptor de par de electrones. Además, el ácido es cada ión o molécula que puede liberar un ión hidrógeno (H+) en una solución (por ejemplo, ácido clorhídrico, HCl).

La base (sustancia alcalina) de cada ión o molécula funciona como un aceptador de protones (OH-) o donante de pares de electrones. La base es también cualquier ión o molécula que pueda unirse al ión hidrógeno y eliminarlo de la solución (es decir, ión bicarbonato, HCO3-).

La acidosis puede definirse como una condición en la que predomina una concentración de ácido sobre la concentración de bases (una acumulación de iones H+ en el cuerpo). Si la acidosis está relacionada con una respiración reducida o bloqueada, la llamamos acidosis respiratoria. Si se relaciona con un trastorno metabólico, se denomina acidosis metabólica. Por el contrario, la alcalosis es una condición en la que la concentración de bases es mayor que la concentración de ácidos (déficit de iones H+ en el cuerpo). Al igual que la acidosis, la alcalosis también puede describirse como respiratoria (causada por hiperventilación) o metabólica.

Los diferentes tejidos o líquidos en el cuerpo tienen diferentes niveles de pH

  • En condiciones normales, el pH de la saliva debe ser de 6,5-6,8.
  • El pH de la orina debe ser de 6.5 a 7.0.
  • El pH de la sangre venosa debe estar entre 7,30 y 7,35.
  • El pH de la sangre arterial debe estar entre 7,40 y 7,45.
  • El jugo gástrico normal tiene un pH de 1.0 a 3.5.
  • La secreción pancreática tiene un pH de 8.0-8.3, etc.

Estos valores específicos de pH son importantes para permitir la actividad eléctrica normal del cuerpo, así como las funciones normales de las enzimas. Todas las enzimas sólo pueden actuar bajo valores específicos de pH (por ejemplo, la pepsina, una enzima proteolítica que descompone las proteínas del estómago, ¡sólo puede actuar si la secreción del estómago es muy ácida!

Es de crucial importancia para el cuerpo poder mantener todos los valores de pH en el rango normal y compensar cualquier cambio que pueda resultar en una disminución de las funciones normales. Para ello, el cuerpo humano está equipado con sistemas especiales de amortiguación ácido-base. Los sistemas tampón son soluciones que resisten el cambio de iones de hidrógeno y la concentración de iones de hidróxido (y por lo tanto el pH) cuando se añaden pequeñas cantidades de ácido o base fuerte o cuando se diluye. Las soluciones tampón consisten en un ácido o base débil y la sal correspondiente. El cuerpo humano tiene varios sistemas de amortiguación importantes y otros sistemas que juegan un papel importante en el mantenimiento de un valor de pH constante:

  1. a) tampón de bicarbonato
  2. b) soluciones tampón de fosfato extracelular y amoníaco
  3. c) tampones intracelulares de proteínas (glutatión, hemoglobina, metionina, taurina…)
  4. d) sistema tampón de sales de carbono: calcio, sodio, potasio, magnesio y hierro
  5. e) sistema de amortiguación hormonal – HAD (hormona antidiurética – regulación del agua) – aldosterona (regulación del sodio y del potasio)
  6. f) colchones de grasa – LDL (lipoproteínas de baja densidad) – ligan el ácido y lo almacenan en el tejido graso si la eliminación por los riñones se ve comprometida
  7. g) efecto agua – efecto dilución (al añadir agua, la concentración disminuye) y efecto disolución; tras la disociación puede actuar como donante de protones (H+) o como receptor de protones (OH-)

Todos estos sistemas son utilizados por la sangre, el sistema respiratorio, la linfa, los tejidos líquidos, los riñones y los huesos, que son los principales órganos de regulación ácido-básica.

Durante el metabolismo normal de los alimentos, el cuerpo está expuesto a un exceso de ácidos como el dióxido de carbono (CO2), que se disuelve en el agua y produce ácido carbónico. Esto puede ser fácilmente manejado por sistemas de amortiguación bajo condiciones normales y saludables. La ventilación por encima de las vías respiratorias puede reducir fácilmente la concentración de CO2 en la sangre. Concentraciones más altas de H+ (acidez) estimulan directamente el centro de control respiratorio del cerebro y causan un aumento de la ventilación pulmonar. El sistema respiratorio actúa como un regulador rápido del desequilibrio del pH.

Si el sistema respiratorio no ha logrado regular el pH, los riñones toman el control de la regulación del pH a través de su capacidad para controlar la secreción de iones de hidrógeno y bicarbonato. El sistema de regulación renal no es tan rápido como el sistema de regulación respiratoria y toma de 12 a 48 horas para completar el sistema de regulación renal.

En la práctica clínica, a menudo nos enfrentamos a una situación en la que el cuerpo humano muestra signos bioquímicos de desequilibrio del pH y una tendencia al estrés ácido. Este fenómeno debe distinguirse de la acidosis sanguínea, que es un trastorno metabólico grave con consecuencias potencialmente mortales. El estrés ácido es causado principalmente por el estilo de vida moderno con mucho estrés, malos hábitos alimenticios (azúcar blanca, grasas saturadas, carbohidratos refinados, aceites hidrogenados, aditivos, demasiadas proteínas…), sobreconsumo de diferentes drogas, drogas recreativas, alcohol, contaminación ecológica, emociones y pensamientos tóxicos, etc…

La mala nutrición es una de las fuentes más importantes de exceso de ácido en el cuerpo

  • El estilo de vida moderno nos ha llevado al punto en el que a menudo nos enfrentamos con el hecho de que nuestros sistemas digestivos y metabólicos son insuficientes. La falta de oxígeno, las enzimas y la actividad inadecuada de la insulina conducen a una oxidación incompleta de los nutrientes.
  • La oxidación incompleta de los carbohidratos conduce a la sobreproducción de ácido láctico.
  • Una mala oxidación de las grasas produce un exceso de ácidos cetónicos.
  • La alteración de la digestión de las proteínas conduce a la sobreproducción de ácido nítrico, sulfúrico y fosfórico.

Todos estos factores pueden causar una mala digestión y un metabolismo inadecuado y se consideran fuentes de toxicidad y acidez excesiva.

Según teorías basadas en el trabajo de los doctores Bechamp, Bernard, Enderlein, Wheeler, Royal Rife y otros, una de las consecuencias más importantes de la excesiva acidez del cuerpo es la modificación de su entorno interno. Es un punto de partida para el desarrollo de diferentes tipos de infecciones microbianas. A partir de estas teorías, el cuerpo humano vive en perfecta simbiosis con entidades biológicas no patógenas, llamadas protistas, micrócimos o espermatozoides, según diferentes fuentes.

La acidificación de los tejidos y del líquido intersticial provoca cambios pleomórficos en estas entidades biológicas y la formación de microbios altamente desarrollados, incluyendo bacterias y hongos. Estos patógenos pueden causar diferentes tipos de enfermedades, incluyendo el cáncer. Gracias a la microscopía de la sangre que vive en el campo oscuro, estos cambios pleomórficos y las diferentes etapas del crecimiento microbiano, con sus consecuencias tóxicas en la sangre, pueden ser fácilmente observados.

Cuando el cuerpo llega al punto de ser incapaz de eliminar los ácidos adicionales, comienza a almacenarlos.

El primer almacenamiento se realiza en el tejido intersticial (matriz), lo que conduce al deterioro del proceso metabólico y a la respiración intracelular de las células. Una mayor acidez está relacionada con un mayor estrés oxidativo y la formación de radicales libres, que se consideran una causa importante de enfermedades degenerativas crónicas.

Si esta situación persiste, las células pueden comprometerse, degenerar y morir. Además de la matriz, el funcionamiento del sistema digestivo (secreción gástrica, secreción pancreática y bilis) con todas sus importantes acciones enzimáticas, el sistema inmunológico y especialmente el sistema linfático con sus propiedades desintoxicantes pueden verse alterados por los desequilibrios del pH. Para compensar y mantener el equilibrio, el cuerpo necesita mayores cantidades de amortiguadores, especialmente minerales en forma de sales de carbono -Na, K, Ca, Ca, Ca, Ca, Mg- y un mayor gasto energético. Gracias a la combinación con ácidos fuertes y a la formación de sales menos tóxicas – sulfatos, fosfatos, etc. – el producto puede utilizarse en una amplia gama de aplicaciones.

Si el cuerpo utiliza demasiados minerales para neutralizar los ácidos, especialmente el calcio, que se almacena principalmente en los huesos, pueden desarrollarse diferentes tipos de enfermedades. La osteoporosis es una de las más importantes. La nutrición moderna carece de minerales y antioxidantes. Esta es la razón principal por la que la suplementación con minerales quelados y antioxidantes – los eliminadores de radicales libres – es absolutamente recomendable.

Cada alimento después de ser digerido y metabolizado deja sus cenizas. Son residuos químicos y minerales que pueden combinarse con agua y fluidos corporales para formar ácidos o bases. Algunos minerales -calcio, sodio, potasio, magnesio- son alcalinos. Algunos, como el fósforo, el azufre, el cloro o el yodo, son ácidos. En base a este hecho, algunos grupos de alimentos se denominan formación de álcalis y otros de ácidos.

Alimentos alcalinos y ácidos

  • Todas las verduras, semillas, gérmenes y frutas son alcalinas.
  • Los productos cárnicos, el pescado, la leche, los huevos, los frutos secos y los cereales son ácidos.

Para mantener el equilibrio normal del pH, los seres humanos deben consumir al menos 2/3 (a veces incluso 3) de los alimentos alcalinos y 1/3 (a 1) de los alimentos ácidos. Dado que los diferentes tipos de alimentos requieren diferentes condiciones de pH para ser digeridos adecuadamente (es decir, los carbohidratos se digieren a un pH alcalino mientras que las proteínas requieren un pH ácido fuerte), los principios de la combinación de alimentos en nuestras comidas son de gran importancia. Las reglas de combinación de alimentos más importantes son:

  1. a) Comer fruta con el estómago vacío y sin otros alimentos (al menos 1 hora antes o 4 horas después de la otra comida).
  2. b) No combinar proteínas y almidones
  3. c) No combinar almidones y ácidos

(d) Evitar comer más de un tipo de proteína durante una comida

  1. e) Combinar las proteínas con las hortalizas (no con las hortalizas con almidón, como las patatas y las zanahorias).
  2. f) Mezcla de almidones y hortalizas

Una buena combinación de alimentos permite que el cuerpo digiera, absorba y utilice mejor los nutrientes esenciales. El cepillado deficiente de los alimentos crea un ambiente tóxico y ácido donde se pueden formar los desechos metabólicos.

En resumen, los hechos más importantes relacionados con el equilibrio del pH son los siguientes:

  1. a) El cuerpo humano sólo puede funcionar bajo niveles estrictos de pH que permiten que ocurran procesos eléctricos y bioquímicos normales.
  2. b) El espacio intercelular (matriz) juega un papel importante como regulador del funcionamiento normal de la célula y su propia función es altamente dependiente del pH.
  3. c) Para funcionar correctamente, los diferentes tejidos específicos tienen diferentes niveles de pH.
  4. d) Para compensar los desequilibrios del pH, el cuerpo humano tiene varios sistemas tampón en la sangre, las vías respiratorias, los riñones, el sistema linfático, los tejidos intercelulares y los huesos.
  5. e) Debido a su estilo de vida moderno, nutrición insuficiente, estrés y toxicidad, el cuerpo tiende a ser demasiado ácido.
  6. f) El exceso de acidez en el cuerpo humano puede producir diferentes tipos de problemas (altas tasas de oxidación y degeneración de los tejidos, desarrollo microbiano pleomórfico, insuficiencia digestiva, osteoporosis, depresión, etc.).
  7. g) Una nutrición adecuada, equilibrada y bien combinada, combinada con una buena oxigenación, el consumo de agua y los suplementos dietéticos (minerales, antioxidantes y enzimas) desempeñan un papel importante en el mantenimiento de un entorno interno saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *