Fresa

Fresa – Fragaria vesca

Rosáceas – Fresa silvestre.

Descripción

Las fresas se han utilizado como alimento durante miles de años, pero sus propiedades medicinales no se descubrieron hasta el siglo XVI. El gran botánico sueco Linnaeus, que dio nombre a muchas especies de plantas, dice que se curó de la caída que sufrió después de seguir una dieta en la que las fresas eran uno de los principales componentes.

Planta perenne de la familia de las Rosáceas, que crece de 5 a 20 cm de altura. Las hojas son trifoliadas, pero palidas por las envidias. Sus flores son blancas, y tienen 5 pétalos. Los verdaderos frutos son en realidad los granitos que se adhieren a la superficie de la fresa.

Hábitat

Común a lo largo de las carreteras y en las fronteras de las regiones forestales de toda Europa. En España es menos frecuente en el sur. Actualmente se cultiva ampliamente en las regiones templadas de Europa y América. También puedes encontrarte a ti mismo en la naturaleza.

Piezas utilizadas

Fresas (frutas falsas) y hojas.

Propiedades e indicaciones

Las fresas contienen varios azúcares, minerales, vitaminas A, B y C, ácidos orgánicos, pigmentos, enzimas y mucílagos. También se han encontrado pequeñas cantidades de ácido salicílico y salicilatos, sustancias similares a la aspirina, lo que le confiere una acción antiinflamatoria. Según Font Quer, el zumo de fresa es uno de los productos más complejos del reino vegetal, debido a la variedad de sustancias que contiene.

Las fresas aportan salud el beneficio de tonificar y estimular las funciones corporales y purificar la sangre. Estas son sus funciones:

  • Depurativo y alcalinizante: Las fresas facilitan la eliminación de productos de desecho, como el ácido úrico, que causan inflamación de las articulaciones y los riñones. Son muy recomendables para la artritis y la gota, causada por el exceso de ácido úrico.
  • Laxantes: gracias a su contenido en mucílagos, facilitan el tránsito intestinal y la evacuación. Están indicados para combatir el estreñimiento y la pereza intestinal.
  • Tonificante y remineralizante: especialmente indicado en caso de anemia, inapetencia y convalecencia de enfermedades febriles o debilitantes. Estimulan el apetito y estimulan las funciones metabólicas.

Emolientes: aplicados en el exterior de la piel en forma de cataplasma, las fresas tienen una acción calmante, limpiadora y embellecedora muy superior a la de muchas lociones químicas. Se han utilizado, en aplicaciones locales, para curar la congelación, frotando las zonas afectadas (normalmente las manos) con fresas maduras todos los días.

Las hojas de fresa contienen taninos y flavonoides que las hacen astringentes y antiinflamatorias. Se utilizan en los siguientes casos:

  • Diarrea y gastroenterocolitis, debido a su contenido en taninos.
  • Grietas en la piel y en el pezón: al aplicarlas localmente en la zona afectada, se secan y sanan.
  • Inflamaciones de la boca (estomatitis), encías (gingivitis) y garganta (faringitis), enjuagues y gárgaras.

Uso del sistema

Internamente, se infunden. Se realiza con 40 a 50 gramos de hojas por litro de agua. Tiene un sabor muy agradable. Beba 4 o 5 tazas al día. Externamente, como compresas: con la misma infusión que para uso interno, pero un poco más concentradas, se aplican compresas de algodón en las grietas de la piel o pezones. También en enjuagues bucales y gárgaras con infusión concentrada.

Usos habituales

Decocción contra la diarrea, 40 a 60 g por litro de agua.

En almíbar para endulzar los tés de hierbas:

  • 1 libra de fresa
  • 1 libra de azúcar

Hervir en un recipiente de cobre mientras se revuelve. Exprimir a través de un paño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *