Fenogreco

Alholva – Trigonella Fœnum Græcum

Legumbres – Senegrains.

Descripción

Es una de las plantas medicinales más antiguas. El Papiro de Ebers, un documento médico egipcio del siglo XV a.C., ya lo recomendaba como cataplasma para curar quemaduras. Hipócrates subraya las propiedades curativas del mucílago contenido en su harina. En los países árabes, todavía se cultiva como planta forrajera para el ganado. Se le dio el nombre de foenum graecum (heno griego) porque se cultivaba ampliamente en todos los países mediterráneos y, en particular, en Grecia, aunque era originario de Oriente Medio.

La alholva pertenece a la familia de las leguminosas, y generalmente no alcanza más de medio metro de altura. Produce vainas largas, estrechas, en forma de hoz, con 10 a 20 semillas amarillas. Toda la planta tiene un olor desagradable característico.

Partes utilizadas: semillas.

Hábitat

Planta originaria de Oriente Medio, introducida en Europa Occidental desde la Edad Media. Crece en los campos, en los campos.

Propiedades e indicaciones

Las semillas de alholva son muy ricas en mucílagos y proteínas. En uso interno tienen una suave acción laxante, además de desinflamante y protegen todas las mucosas digestivas (acción emoliente de los mucílagos). Esto estimula todos los procesos digestivos, facilitando un mejor uso de otros alimentos.

Como la alholva también aporta proteínas fácilmente asimilables (27% del peso de las semillas), minerales (hierro, fósforo, azufre) y vitaminas, las mujeres orientales la utilizan para completar su silueta, satisfaciendo así el gusto estético de sus maridos.

Aunque hoy en día se dispone de muchos tipos de reconstituyentes, la harina de semilla de fenogreco sigue siendo un remedio muy recomendable para los apetitos y las personas delgadas y anémicas. Provoca un aumento natural del apetito y del engorde.

Se ha utilizado con éxito en la convalecencia de pacientes con tuberculosis. La aplicación más extendida del fenogreco hoy en día es quizás externa. Las decocciones hechas con semillas de alholva producen una pasta rica en mucílagos, muy eficaz en los siguientes casos:

  • Hemorroides, aplicadas directamente en el ano en forma de cataplasma frío, o en un baño de nalgas; efectos que desinflaman y reducen la inflamación.
  • Trastornos cutáneos: heridas torpidales (difíciles de curar), úlceras, grietas en pezones y labios, cuando se aplican en forma de cataplasma; los limpia y permite que se curen. También es útil en casos de abscesos, forúnculos o divididos (granos de pus), y en celulitis, ya que favorece el drenaje y la limpieza de la piel.
  • Articulaciones inflamadas o dolorosas: artritis, osteoartritis, artritis reumatoide; también en forma de cataplasma caliente.

Uso del sistema

Decocción con una cucharada de harina de semillas por taza de agua. Se toma en forma de gachas de avena o puro. Se puede añadir miel o azúcar morena. Extracto seco, 1 gramo en cada una de las 3 comidas diarias.

En uso tópico, decocción con 100 gramos de semillas molidas (o harina) por litro de agua. Hervir durante 15 minutos. Se aplican como cataplasmas en la zona afectada (frío para el tratamiento de las hemorroides, caliente en otros casos). Los baños de nalgas se realizan con 2 o 3 litros de la decocción fría descrita anteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *