Berro

Berros – Nasturtium officinale

Cruciferous – Berros

Descripción

El berro es una planta herbácea perenne, que puede alcanzar hasta 80 cm de altura. Los tallos son ascendentes, algo carnoso y huecos, en los que se insertan hojas alternas de color verde intenso. En la parte superior del tallo hay ramos de flores blancas. Es una planta que requiere mucha humedad, por lo que no es difícil encontrarla en arroyos y fuentes de agua poco calcáreas.

El berro es originario de Europa Central y Occidental y es una planta comestible que no es difícil de encontrar en todo el mundo. Para uso terapéutico, se utilizan las puntas de los tallos, que deben recogerse antes de la floración, que tiene lugar en primavera. Una vez cosechadas, se secan a la sombra y se separan de otras plantas, ya que es en este proceso que desprenden un fuerte olor.

En medicina, el berro ha sido utilizado desde la antigüedad, aunque existen varias especies similares, no sabemos con seguridad cuál de ellas fue utilizada por nuestros antepasados. El sabor de esta planta es similar al de la mostaza, aunque es menos fuerte para tener un cierto gusto dulce.

Su etimología latina viene a significar algo así como «nariz torcida», probablemente aludiendo al hecho de que si el berro es muy picante -como suele serlo- hace que la nariz dé vueltas.

En la composición de sus partes aéreas aparece un glucósido, gluconasturtosido, así como una esencia y un gran número de vitaminas, como A, C, D y E, siendo el ácido ascórbico, o vitamina C, que se encuentra en mayor cantidad, de ahí su uso para combatir el escorbuto, una enfermedad muy común que en su día se debió a una deficiencia en la dieta de vitamina C.

Está indicado en cualquier tipo de avitaminosis y también es estimulante del apetito, expectorante y ligeramente hipoglucémico. Como suele tomarse en ensaladas, es necesario tener la precaución de limpiar bien la hierba antes de servirla en la mesa, ya que en sus hojas suelen vivir una gran cantidad de parásitos.

Además, es más seguro consumirlo con moderación, ya que en dosis altas puede causar irritación de la mucosa gástrica y renal. Finalmente, el jugo fresco se utiliza para tratar ciertas condiciones de la piel, como el eccema y las erupciones cutáneas.

Decocción. Cocine a fuego lento un puñado de hojas frescas durante 3 minutos; filtre el líquido, añada el jugo de naranja, el tomate, la piña o el limón y beba durante el día.

Savia: Para fortalecer las encías y activar la saliva, las hojas se mastican durante un tiempo, todos los días.

Planta fresca: Es la mejor manera de comerla, en ensalada, sola o con otras verduras, pero siempre con moderación.

Uso externo. El zumo de berros frescos, aplicado en forma de fricción sobre el cuero cabelludo y mezclado con un poco de colonia, previene la caída del cabello, aunque esta aplicación también está implicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *