6 tratamientos naturales para unas buenas encías

Tener buenos dientes comienza con encías en buena salud. He aquí algunos consejos para fortalecerlos de forma natural y mejorar la salud bucal mientras reducir las visitas al dentista.

Por lo tanto, el mantenimiento de una boca sana es una prioridad absoluta. Sin embargo, no siempre se le presta la atención que merece. Aflojamiento de dientes, periodontitis, abscesos, úlceras bucales, mal aliento…. son los síntomas que hay que temer. Para evitar que las encías se infecten retraer o empezar a sangrar, hay tiene varios tratamientos que se les pueden proporcionar

Los labios, las encías, la lengua, los dientes, el paladar y la garganta son todos los cuales pueden sufrir de infecciones e infecciones más o menos recurrentes, y a menudo pueden resolverse mediante remedios natural.

Remedios naturales para tener encías saludables

1. Arcilla blanca, sal marina y agua

Una buena manera de desinfectar y fortificar las encías es realizar enjuagues bucales. No hay necesidad de correr a la farmacia, los ingredientes están casi todos al alcance de la mano. Enjuagues bucales alternados con arcilla blanca, con enjuagues bucales en agua altamente salada (aproximadamente 1 cucharada de sal marina sin violar por vaso de agua). Ideal para una desinfección cuidadosa, pero también para la desinfección fortificar tus encías.

2. Sal fina

Este consejo es muy sencillo y se puede utilizar a diario para dar más fuerza a las encías. Espolvoree ligeramente su pasta de dientes habitual con sal sin parchear para fortificar tus encías permanentemente. En caso de dolor en las encías…..

En caso de dolor de encías….

3. Bicarbonato de sodio + agua

¿Sus encías están adoloridas e hinchadas? ¡No olvide el bicarbonato de soda! Es una buena manera de hacerlo para descongestionar las encías esmaltadas o sangrantes tan pronto como llegue allí tacto. Además, reducirá la acidez de la saliva al regular su pH, tus dientes te lo agradecerán.

Diluya 2 cucharadas en un tazón con agua tibia. Realizar un enjuague bucal mientras se mantiene la preparación durante unos momentos en la boca para que las encías estén bien impregnadas. Repita el tratamiento hasta que se sienta mejor.

4. Jugo de limón orgánico

Para arreglar las encías sangrantes, piense en el limón. Frote sus encías con la parte blanca del limón. Repita la operación según sea necesario hasta que se sienta mejor. Es, por supuesto importante y esencial para el uso de los limones orgánicos.

5. Agrimonia

Agrimonia (Agrimonia eupatoria), rico en taninos y aceite esencial, se aplica en forma de infusión oral o en forma de gárgaras y enjuague bucal completo en caso de gingivitis o inflamación y sangrado de las encías. Astringente, antiinflamatorio y hemostático, reduce la inflamación y detiene sangrando.

Enjuague con caléndula, malva o salvia y la tintura de equinácea diluida en agua son también útiles.

Si las encías se retraen…..

6. Salvia, tomillo, menta y….

Para evitar que las encías se retraigan y sangren, usted puede preparar una infusión de menta, salvia, tomillo, lentisco y la agrimonia, que se mezclan en partes iguales. Hervir una cucharada de la mezcla por vaso de agua durante 3-4 minutos, dejar enfriar y aplicar en un enjuague completo, dos veces por semana. Este enjuague ayuda a prevenir la progresión de la pirorrea dental. Esta afección es muy común, una infección daña la base de la y hace que las encías sangren.

El aceite esencial de eucalipto se utiliza para tratar la piorrea y la gingivitis. Suave masaje de encías con 2 o 3 gotas fortalece las encías y evita que sangren. Evite tragar.

El tratamiento de las encías es una tarea que debe realizarse todos los días, además de cepillarse los dientes (al menos dos veces al día), preferir un cepillo de dientes para cabello suave para no dañar las encías, pero también para evitar rascar el esmalte de los dientes. Al cepillarse los dientes, masajear con el cepillo para mejorar la circulación. Durante su comida tómese el tiempo para masticar bien en ambos lados de la mandíbula. Unas encías sanas serán una buena base para unos dientes sanos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *